Cuando quieres adelgazar es muy probable que te plantees ciertos aspectos de tu día a día, desde cómo quemar más calorías hasta cómo restringir la ingesta que haces de las mismas…

Antes de empezar un proceso de pérdida de peso es muy importante el diálogo interno que vas a tener contigo, porque si quieres tener éxito a largo plazo y no tener que volver a la casilla de salida, deberás de hacerte las preguntas adecuadas evitando las típicas preguntas trampa que nos solemos hacer.

Preguntas trampa cuando quieres perder peso

Es natural que tengas muchas preguntas cuando quieres conseguir un objetivo de salud o rendimiento, esa curiosidad es un arma muy valiosa, por eso debes evitar malgastarla en preguntas trampa.

Esas preguntas trampa te predisponen a pensar de una manera muy concreta y desencadenan muchas acciones y decisiones en tu vida por lo que te aconsejo que pongas cuidado de no caer en ellas.

Veámos algunos ejemplos:

¿Este ejercicio quema más calorías que este otro?

De entrada, nunca sabremos cuántas calorías vas a quemar con un ejercicio en concreto a no ser que te metamos dentro de una cámara estanca e hipercontrolada.

De segundas, cuando decimos que un ejercicio quema X calorías lo decimos atendiendo a fórmulas predictivas que se han hecho gracias a investigaciones muy concretas y teniendo en cuenta que los resultados son seguramente la media de un grupo de personas, eso significa que hubo personas que pudieron gastar más y otras que pueden gastar menos, y es muy dependiente de tu altura, peso, composición corporal…

Pero es que además, el ejercicio en sí mismo podríamos decir que quema «pocas calorías» y éstas las puedes ingerir de nuevo en medio-bocado más de cualquier cosa casi sin pensarlo, con lo cual, no parece algo que sea importante.

¿La fruta engorda por la noche?

¿Me engordará más «esto» por la noche? (cambia «esto» por el alimento que quieras), con esta pregunta en concreto caes en dos trampas a la vez.

Tratarás de pensar/decidir si la fruta engorda o no, y atendiendo a la dieta de millones de personas obesas, la última vez que lo revisé, la fruta era el menor de sus problemas, cuando no directamente el mayor de ellos, pero por no comerla.

Perderás tiempo en pensar si a partir de una hora en concreto tu cuerpo apaga los motores de combustión que gastan energía…

⇒Quizás te interese: carbohidratos por la noche… ¿ángel o demonio?

Los frutos secos tienen mucha grasa ¿no?

Cuando te preguntas esto, de esta manera, darás por hecho que un alimento puede ser mejor o peor en función de su cantidad de grasa.

Recuerda que la grasa dietética no tiene por qué influir en tu grasa acumulada, y que es un exceso calórico continuado el que te hará ganar grasa corporal (venga del alimento que venga).

¿Cuáles son las 4 claves de la alimentación?

¿Es mejor hacer pesas o cardio?

No conozco a nadie, que a día de hoy necesite tener la capacidad de correr ni 3 kilómetros seguidos para solventar ninguna urgencia, sin embargo sí que veo a diario personas que necesitan trabajar la fuerza, y la mejor manera (no la única) es introducir el trabajo con pesas.

¿Es obligatorio? pues mira, no, así que estás de enhorabuena porque si quieres perder peso lo único que necesitas es encontrar una actividad deportiva que te guste, te motive, y sepas que puedes introducir en tu vida sin acabar abandonándola a las 3 semanas… llámalo pilates, llámalo correr, llámalo pasear a diario con la vecina, lo que sea, pero que no sea un día al mes.

⇒Si necesitas una idea para entrenar aquí tienes una idea.

¿Por qué no se mueve la báscula?

Si la báscula te trae por el camino de la amargura es que te subes demasiado encima de ella, si quieres perder peso, el número apropiado de usos de la báscula al mes es cero, aunque se puedan hacer usos puntuales de la misma a modo informativo.

La báscula no es más que un número que se moverá a diario, y no deberías usarla para tomar decisiones que afecten a tus hábitos.

⇒En este artículo escribí más en profundidad sobre ello (clic aquí)

Todas estas preguntas que hemos visto tienen en común una cosa, preguntan sobre un resultado, y en los resultados entran muchas cosas en juego.

¿Qué tipo de preguntas deberías hacerte?

Las preguntas que te hagas deberían ser sobre procesos, más que de resultados, porque no siempre tenemos todas las cartas para conseguir los resultados, pero siempre tenemos todo lo necesario para mejorar el proceso.

Veamos qué tipo de preguntas deberías hacerte cuando quieres adelgazar de manera exitosa:

  1. ¿Me estoy moviendo lo suficiente?
  2. ¿Disfruto cuando hago este ejercicio?
  3. ¿De qué manera puedo comer más verdura de manera sabrosa?
  4. Cuando tenga vacaciones ¿cómo voy a organizarme para hacer ejercicio y hacer la compra?
  5. ¿Me veo dentro de 1 año con los mismos hábitos que intento emprender ahora?

En resumen:

  • Si quieres adelgazar necesitas hacerte las preguntas adecuadas.
  • No te preguntes acerca de tus resultados.
  • Pregúntate sobre cómo vas a llevar el proceso.

Recuerda: #OTEMUEVESOCADUCAS

¿Por qué razón recuperas el peso perdido y qué puedes hacer para evitarlo? Haz clic en el siguiente botón: