La báscula es la reina de los procesos de pérdida o ganancia de peso; o mejor dicho, es la tirana de los procesos de cambio de peso. Si quieres dominar la báscula y evitar que ésta te domine a ti te animo a leer esta entrada.

La báscula miente

La báscula miente, te miente, y lo hace a diario, porque a diario es cuanto te pesas ¿verdad?

¿Y si la báscula miente entonces hay una verdad? pues depende de lo que quieras escuchar.

¿Cuál es la razón para que te subas a la báscula? ¿A qué pregunta quieres dar respuesta? Seguramente sean variantes de:

  • ¿Valió la pena saltarme el postre de anoche?
  • ¿Me está hinchando la regla?
  • ¿La cervecita del partido ha estropeado mi semana?
  • ¿He perdido/ganado peso?

Si bien no está mal hacer esas preguntas o sus variantes, que, oye, para eso son tuyas, yo creo que son preguntas de superficie, son preguntas generales que se refieren a una única cosa, la pregunta es la siguiente:

¿Está funcionando esto que estoy haciendo?

Y siento decirte que para evaluar lo efectivo o no de lo que sea que estés haciendo o tratando de hacer, la báscula será la peor de las amigas tóxicas, aquella que solo te miente y te marea con tal de que no consigas nada y vuelvas a la casilla de inicio (o incluso a la de prisión por un par de turnos).

Tira la báscula a la basura

Hablemos de conseguir resultados, de lograr cosas, de tener éxito, de no marear la perdiz… cuando intentas cambiar tu cuerpo para perder o ganar peso debes eliminar la báscula de «tu dieta». Si tienes báscula en casa…

…¡Tírala!

¡Rómpela!

¿Por qué? por la paradoja de la báscula.

La paradoja de la báscula es que cuanto menos te fijas en ella mejor son los resultados.

La realidad es que nuestro cuerpo es una máquina muy compleja compuesta en gran parte por AGUA, y la cantidad de agua que nuestro cuerpo alberga puede variar enormemente en poco tiempo.

¿De verdad piensas que tu cuerpo cambia mucho de un día para otro?

Para nada.

En lugar de fijarte en la báscula te propongo otras señales para evaluar tu progreso, que además son gratuitas.

Señales de progreso

Cuando estamos haciendo un intento serio por cambiar nuestro cuerpo debemos tener a mano siempre algunas preguntas muy potentes que nos ayudan a situarnos ante el caos de la báscula o ante la incertidumbre de saber si vamos o no por el buen camino.

¿Estoy pasando hambre?

Terreno peligroso, pasar hambre una vez, un día, por la razón X es tolerable, pasar hambre de manera constante es, a parte de una falta de respeto a tu propio cuerpo, una batalla perdida de antemano.

Pasar hambre de manera constante es una falta de respeto a tu cuerpo

Carlos Casado Coach

Cuando nuestro plato está lleno de productos ultraprocesados y de comida precocinada es difícil parar en el punto adecuado.

Piensas que el problema es tuyo, que no tienes la voluntad suficiente, pero la realidad es que ese producto o comida precocinada está diseñado para que sea así.

El único fallo que tuviste fue comprarlo o ponerlo en el plato.

Esto es algo que con comida de verdad, la que te nutre más que te ceba, es muy raro que pase. Podrás parar en el momento de estar satisfecho, y esto es progreso, y del bueno.

¿Devoro la vida o la vida me arrastra?

Tienes dos opciones:

En la opción habitual suena la alarma y estamos maldiciendo en ebreo antiguo durante unos minutos ansiando una taza de café que nos inyecte la energía y la vida que no hemos podido recuperar durante el sueño.

En la segunda opción te levantas quizás un minuto o dos antes de que suene la alarma y de un salto, deseando de comerte el mundo y de tener un día de 10.

Una buena dieta debe proveer energía para todo el día y debe favorecer una buena digestión por la noche para que puedas descansar y puedas tener un día exitoso en el trabajo y un tiempo familiar o de ocio de calidad.

Cuanto más te inclines hacia la segunda opción es más probable que estés venciendo a la báscula (aunque ahora no lo sabrías porque la hemos tirado ¿verdad?).

¿Me siento encarcelado?

Cuando pretendes pasar por una dieta, o programa de ejercicio, demasiado estricto, puedes ver como te sientes atrapado en un esquema del que no estás seguro que disfrutes.

Es «otra obligación» más que cumplir a lo largo del día, junto con las laborales y familiares… de repente te sientes harto de las normas, y decides romperlas.

Y como las rompes una vez, la rompes una segunda, y como la hemos roto una segunda… «de perdidos, al río» ¿no?

De nuevo el problema no eras tu, el problema era que habías enfocado el proceso de una manera demasiado estricta.

Cuando sientes que tienes un programa dietético y de ejercicios flexible, que se adapta a ti y no al revés, de repente sientes que lo controlas, que lo disfrutas, y que si un día no lo cumples no pasa nada porque sabes que en la siguiente ocasión lo bordarás y no porque estés obligado, sino porque te gusta y más que un esquema cerrado es un estilo de vida que te planteas como algo para siempre.

¿Esa sensación? esa sensación es ORO.

Venciendo a la báscula

Si me haces caso y tiras la báscula, y a las preguntas que hemos visto respondes:

  • Me siento satisfecho constantemente, cero hambre.
  • Me levanto con ganas de comerme el mundo y me llega la energía para mi jefe, mi oficina y mis hijos.
  • Siento que podría continuar con esto de manera indefinida, ¡me encanta!

Bien, si respondes de esa manera, puedo asegurarte que habrás vencido a la báscula, y que estarás en camino de ser aquello que deseabas.

Resumiendo:

  • La báscula solo te muestra cuánta agua tienes en el cuerpo, no si lo estás cambiando verdaderamente.
  • Si tienes báscula en casa, deshazte de ella.
  • La paradoja de la báscula es que cuanto menos te fijas en ella más probabilidades tienes de conseguir tu objetivo.
  • Para saber si estás progresando chequea tu planning con 3 preguntas:
    • ¿Paso hambre?
    • ¿Tengo energía?
    • ¿Me siento encerrado?
  • Si respondes positivamente a estas preguntas seguro que habrás logrado vencer a la báscula sin llegar a mirarla.

#OTEMUEVESOCADUCAS

Carlos Casado Coach

Referencias:

McMahon, A. (2018). When the scale sucks: 7 better ways to know if your nutrition plan is working. Retrieved from https://www.precisionnutrition.com/ways-to-know-if-your-nutrition-plan-is-working?