Retomar el gimnasio pasando de sedentario a ultra-man es un clásico de las épocas pre y post veraniegas y a estas alturas ya te habrás apuntado o habrás redoblado tus esfuerzos en el gym.

Si no eres de los que se las averigua para hacer deporte gratis en Zaragoza, te explico cómo debes retomar el gimnasio para asegurar los resultados.

Retomar el gimnasio, cómo hacerlo bien

Te encuentras por fin con algo de tiempo libre ahora que los niños vuelven al colegio y quieres volver a retomar los hábitos saludables que dejaste atrás antes del comienzo del verano.

¿Recuerdas tu última clase antes de las vacaciones? Quizás era Bodypump y ya hacías el track de sentadillas con 10 kg a cada lado, o quizás era ciclo indoor o Bodyattack y ponías el pulsómetro al 90%.

¿Lo recuerdas bien? Perfecto, HUYE DE ESA SENSACIÓN.

Se que el cuerpo te pide marcha, y te pide llegar el primer día y añadir discos a la barra como si lo fueran a prohibir, y además salir de esa clase y empalmar con otra día sí y día también.

¡EEEEEEEEERROR!

Si pretendemos llegar al gimnasio el primer día y repetir el último entrenamiento que hicimos antes del parón estamos destinados a NO PODER MOVERNOS EN UNA SEMANA de las agujetas que produciremos al cuerpo.

¿Es necesario? NO

¿Es saludable? TAMPOCO

¿Me pondrá en forma? Quizás te lesione incluso.

Retomar el gimnasio, tienes dos opciones

Hay dos caminos a elegir para la vuelta al gym, uno termina en el LADO OSCURO, y otro en el control de LA FUERZA. Veamos qué significan:

Retomar el gimnasio por el lado oscuro:

Llega septiembre y llegan las PRISAS, ¡hay que apuntarse y coger rutina cuanto antes!

¡Mira maño! Mi pulsera dice que esta semana LO HE PETADO.

Esta persona ha pasado de caminar 4000 pasos diarios (en el mejor de los casos) en vacaciones a querer el primer día empalmar dos clases, eso le lleva a morir de agujetas al día siguiente y no poder asistir al gimnasio hasta 5 días después, con lo cual cuando podría haber llevado 3 y 4 clases encima del cuerpo, resulta que solo ha hecho dos y otros 4 días que casi no ha podido moverse… ECHA CUENTAS.

Cuando por fin consigue eliminar dolores decide bajar la intensidad de su esfuerzo en las clases pero de nuevo empalmar todos los días las mismas actividades, agotando las posibilidades de mejorar que tiene su cuerpo.

Además está haciendo la última dieta detox de la revista de turno, con lo que en unos días ha bajado 5 kg… ¿qué peso tendrá en un mes? ¿y en un año?

Eso sí, llega el fin de semana y por lo bien que lo ha hecho una barra de pan en cada comida para el pecho. Con ello equilibrará el poco progreso que haya acumulado esa semana.

Tras una semana de esfuerzos y penurias su progreso ha sido mínimo o nulo, semana tras semana, mes a mes, hasta que llegues al lado oscuro.

Lado oscuroHe intentado de todo y nada funciona, el gimnasio no sirve para nada. Pues para eso… ¡fiesta!

Retomar el gimnasio por el lado de la fuerza:

No, no me refiero a ninguna cualidad física. Me refiero a una relación sana, agradable, divertida y exitosa con tu centro deportivo, con tu entorno y CONTIGO en primer lugar.

La persona que controla la fuerza del gimnasio en septiembre decide acudir 3 veces por semana, quizás 2 (bien repartidas nos valen), o quizás 4, con descanso intercalado y variando también me parece buena idea. Con ello aseguramos tiempo suficiente para recuperar el cuerpo entre sesiones y aseguramos que llegamos con ganas de darlo todo.

Este maño entrena 1 hora máximo, sea en la sala fitness o en cualquier actividad dirigida, en función de lo que le toque entrenar, porque los primeros días con pocos minutos de INTENSIDAD que le demos al cuerpo éste se adaptará para mejorar, y además porque tiene vida fuera del gym.

Se organiza para acudir con más frecuencia a actividades de cuerpo-mente y en menor medida a otras más físicas e intensas.

Eso hace que a lo largo de la semana haya acumulado más actividad física y que además el resto del día no se los haya pasado destrozado y sin poder moverse.

En lugar de comer como un periquito día sí y día también empieza eliminando las productos basura ultraprocesados en los que no tiene duda de que sobran, bollerías, pizzas, platos precocinados…

Con lo cual cuando llega el fin de semana lo disfruta y no se lanza a por todo el veneno del supermercado, pues ha llevado su alimentación de manera muy agradable el resto de la semana, y si se da un capricho lo hace con todas las de la ley, disfrutándolo.

Tras una semana de introducción de hábitos ha progresado notablemente y lo mejor de todo es que cada semana tiene aún margen para seguir progresando.

Abreviando:

Como veis hay dos caminos muy diferenciados, he escogido los dos extremos de la balanza pero seguro que todos tenemos en mente alguna persona que se toma así la vuelta al gimnasio en septiembre, espero que hayamos entendido que lo importante es crear progreso duradero en el tiempo y que de nada vale lo que hagamos una sola semana.

En futuras entradas explicaré de qué maneras podemos progresar con nuestros entrenamientos para saber que vamos en la buena línea de conseguir resultados.

Recuerda:

#OTEMUEVESOCADUCAS