La Asociación Médica Americana hace tiempo que cataloga la obesidad como una enfermedad, probablemente la más extendida del mundo desarrollado y sabemos que es el resultado de muchísimos factores.
Quiero que entiendas perfectamente quiénes son los culpables de nuestra obesidad, pues te permitirá estar alerta ante las amenazas que impiden que pierdas peso y recuperes tu salud.
los culpables de nuestra obesidad

Los culpables de nuestra obesidad

La obesidad es una enfermedad multifactorial,pues existen multitud de elementos que intervienen en ella:

  • La clase socio-económica
  • El ambiente obesogénico
  • El sedentarismo
  • Los hábitos dietéticos

Hay quien en estos factores incluyen la genética pero yo la voy a excluir ya que la genética nos predispone pero son nuestros hábitos los que nos dan forma, de modo que aunque tuviéramos predisposición a la obesidad si llegamos a la edad adulta sin desarrollarla es posible que no lleguemos a hacerlo nunca.

 La clase socio-económica

Parece probable que si una familia tiene pocos recursos o vive en una zona desfavorecida éstas personas pasen más horas del día buscando ingresos o en otras actividades más que preocuparse por un tipo de alimentación u otra. Incluso desde una perspectiva de género podríamos hacer diferencias pues se comprueba como a los varones se les ha estimulado más hacia la práctica deportiva ya que históricamente se les ha supuesto más aptos.

El ambiente obesogénico

Desde la presión social de familiares y amigos por beber alcohol o reunirse en sitios de comida rápida, pasando por el «por una no pasa nada«; efectivamente, parece que hay un complot mundial para evitar que recuperemos nuestra salud.

Sedentarismo

Nos movemos por la ciudad sentados, trabajamos sentados, vemos la tele sentados, comemos sentados… dormimos tumbados… En la mejor de las ocasiones le dedicamos 1 hora diaria a realizar algo de ejercicio físico.

Hábitos dietéticos

Se da la paradoja de que muchas personas se alimentan más de productos que de comida, y ni las recomendaciones oficiales ni el marketing de la industria alimentaria parece ayudar.

Cuándo empezaron a torcerse las cosas

Todo comenzó en los años 70; se estudiaba el impacto de cada tipo de macronutriente a la dieta, y se interpretó que la grasa era la culpable de que ganáramos peso pues era la que más calorías aportaba a la dieta.

Pero curiosamente ocurrió algo, desde el año en que se comenzaron a recomendar las dietas bajas en grasa… la población comenzó a engordar.

los culpables de nuestra obesidad
Desde entonces, el supermercado se llenó de productos «light» y bajos en grasa, normalmente en paquetería de colores destinados al público femenino (igual la perspectiva de género no iba desencaminada).

¿Quién hizo estas recomendaciones?

Las primeras recomendaciones de alimentación baja en grasa las dictó el departamento de agricultura de los Estados Unidos; te preguntarás por qué el departamento de agricultura hizo tal cosa… si nos fijamos en la producción y consumo de cereales y en los beneficios industriales derivados seguramente nos daremos cuenta de que solo estaban allanando el camino para aumentar sus riquezas.

 

Rescato una portada mítica de la revista Time:

los culpables de nuestra obesidad

La redención de las grasas

Esta mala interpretación de la ciencia disponible y la mala ciencia que se ha hecho guiada por los lobbys de la industria alimentaria llega hasta nuestros días, donde vemos cómo multinacionales como Coca-Cola invierten enormes cantidades de dinero en lavar la cara a los productos ultraprocesados y corrompen a las sociedades médicas y científicas con el fin de perpetuar sus ganancias.

Afortunadamente, con la evidencia en la mano podemos decir que las grasas no solo no son las culpables de la obesidad sino que además en intervenciones dietéticas se pierde más peso con dietas bajas en carbohidrato que con dietas bajas en grasa.

 

Y aquí la revista Time, retractándose de la famosa portada de los huevos y el bacon (marzo de 2014):

los culpables de nuestra obesidad

Entonces los carbohidratos son los malos ¿verdad?

Que no te engañen: NO.

Si hablamos en términos de buenos y malos, y nos referimos a los macronutrientes (proteínas, carbohidratos y grasas) con la ciencia y la realidad en la mano no podemos decir que ninguno de ellos sea el culpable.

En una dieta saludable todos los macronutrientes deben tener su lugar, incluidas las grasas.

El nutricionismo ¿culpable o inocente?

El nutricionismo es una corriente que valora la importancia de un alimento o producto en función de sus nutrientes, ¿os suenan los anuncios de AvenaCao, leche enriquecida con omega-3, paté con mucho hierro y demás?

Si la industria nos convence de que el tulipán que tomamos (que en esencia es una grasa vegetal de poca calidad) está enriquecido con numerosos nutrientes que nos ayudarán a crecer «sanos y fuertes» o que «ayuda a nuestro desarrollo intelectual» es más probable que compremos y consumamos más ese producto y además a un mayor precio.

A ello han ayudado la televisión, con sus anuncios y con sus informativos, y sobretodo los diarios y blogs online que cayeron en la trampa del nutricionismo desde hace muchos años porque además les venía genial para conseguir «clicks» y visitas.

Si queréis ahondar en el tema del nutricionismo este artículo de Juan Revenga es muy didáctico.

 

¿Somos nosotros los culpables de nuestra obesidad?

 

Quiero que esto quede bien claro:

No somos los culpables de nuestra obesidad

Para que fuéramos culpables debiéramos suponer que la educación y el contexto socio-cultural nos dan al menos parte de las opciones correctas.

Sin embargo durante años se nos han dado mensajes muy dudosos cuando no directamente contraproducentes desde las instituciones (educación, sanidad o consumo).

 Pero, que no seamos culpables no significa que no asumamos responsabilidad…

…actualizado, el elemento que necesitas para curar tu obesidad (clic aquí para leer el post).

Resumiendo, los culpables de nuestra obesidad son:

Los culpables de nuestra obesidad son nuestros amigos, son nuestros padres, son los anuncios de productos alimentarios que vemos en la tele, los gobiernos, las grandes superficies, el vecino que no terminó secundaria pero que te vende batidos, las cadenas de comida rápida, los sanitarios que nos recomendaban una copita de vino al día… en definitiva nuestro estilo de vida es en sí una amenaza a nuestra salud.

 

Una vez que tienes la información adecuada es momento para la acción, recuerda:

#OTEMUEVESOCADUCAS

Referencias:

Beber entre cinco y doce gin tonics diarios equivale a dos horas de deporte – La Voz Popular. (2018). Retrieved from http://lavozpopular.com/beber-entre-cinco-y-doce-gin-tonics-diarios-equivale-a-dos-horas-de-deporte/

Brehm, B., Seeley, R., Daniels, S., & D’Alessio, D. (2003). A Randomized Trial Comparing a Very Low Carbohydrate Diet and a Calorie-Restricted Low Fat Diet on Body Weight and Cardiovascular Risk Factors in Healthy Women. The Journal Of Clinical Endocrinology & Metabolism88(4), 1617-1623. doi: 10.1210/jc.2002-021480

Cruz Sánchez, M., Tuñón Pablos, E., Villaseñor Farías, M., Álvarez Gordillo, G., & Nigh Nielsen, R. (2015). Sobrepeso y obesidad: una propuesta de abordaje desde la sociología. Región Y Sociedad25(57), 165-202. doi: 10.22198/rys.2013.57.a115

Eat Butter Fat Time Magazine Cover 140623. (2018). Retrieved from http://time.com/fat-cover/

Maldito nutricionismo. (2018). Retrieved from https://juanrevenga.com/2012/11/maldito-nutricionismo/

McCaulley, M. (2014). Association of Dietary, Circulating, and Supplement Fatty Acids With Coronary Risk. Annals Of Internal Medicine161(6), 456. doi: 10.7326/l14-5018-7

Mejor margarina que mantequilla. (2018). Retrieved from https://www.menshealth.es/nutricion/articulo/Mejor-margarina-que-mantequilla

National Center for Health Statistics (US) . Health, United States, 2008: With Special Feature on the Health of Young Adults. Hyattsville (MD): National Center for Health Statistics (US); 2009 Mar. Chartbook. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK19623/

TIME Magazine Cover: Cholesterol – Mar. 26, 1984. (2018). Retrieved from http://content.time.com/time/covers/0,16641,19840326,00.html