¿Por qué tantas personas os hacéis los mismos buenos propósitos año tras año? Porque hacéis exactamente lo mismo y esperáis tener un resultado diferente.

Dejar el gimnasio en enero, nueva tendencia

Este año os sugiero usar el comienzo de enero como una oportunidad para romper con vuestro gimnasio.

Has leído bien.

Año nuevo es una época perfecta para enterrar lo que es casi como una relación muerta con tu gimnasio, una relación tóxica.

¿Por qué?

  • Los gimnasios tradicionales están abarrotados, hasta decir basta, en enero.

dejar el gimnasio

  • Por lo general no invierten en tu éxito como usuario, con honrosas excepciones.
  • Volver a apuntarte al gimnasio de siempre significa retomar tus mismas rutinas de siempre; la misma que no funcionó en el pasado y que no tiene pinta que vaya a funcionar actualmente.

Si esta historia te resulta familiar y has caído en ese bucle en más de una ocasión no te empecines en una relación que nunca te funcionó, es momento para que te plantees cosas:

  • Prueba diferentes tipos de rutinas deportivas, en distintos tipos de lugares, para ver qué más hay «por ahí».
    • Existen deporte y diversión más allá del gimnasio.
  • Busca centros deportivos o pequeños estudios de ejercicio con actividades que siempre quisiste probar o que te resulten curiosas.
    • Yoga aéreo, entrenamientos tipo militar, boxeo… especialmente aquellas que te sacan de tu zona de confort.
  • El objetivo es encontrar algo que te divierta y que te motive a practicarlo de manera constante.

Dejar el gimnasio con una ruptura limpia

Si crees que necesitas romper el bucle y dejar el gimnasio tienes que tener en cuenta que te va a resultar un esfuerzo.

A poco que hayas ido éstos días o hayas repetido gimnasio año tras año habrás establecido alguna relación amistosa con los empleados.

Si tienes conocidos dentro de la instalación éstos actuarán como resistencia para evitar que te vayas.

Los propios procedimientos de un club deportivo están pensados para evitar que firmes la baja del centro deportivo y por lo tanto sus empleados tratarán de retenerte.

No los culpes, están haciendo su trabajo.

Cómo dejar el gimnasio de manera efectiva

Haz saber en el momento de la baja que no es por ti sino que es por ellos, porque no da respuestas a tus necesidades.

Céntrate en ti y en tus deseos, olvídate de cómo se lo tomará el resto del universo, si es lo que quieres, hazlo rápido e indoloro. No trates de quedar bien con ellos, pero por supuesto no hace falta ser desagradable.

Ya está, no necesitas saber nada más.

¿Y si no quieres dejar el gimnasio?

Si estás leyendo ésto y te sientes identificado pero verdaderamente quieres seguir yendo al gimnasio (lo cual también, está genial) te valen casi los mismos consejos:

  • Céntrate en ti y en lo que deseas.
  • Aunque vayas al gimnasio de siempre, prueba cosas nuevas (sea lo que sea).
  • Se consciente de que ninguna entidad deportiva podrá sustituir el trabajo propio.
  • Si tienes objetivos en mente, este artículo te ayudará a enfrentar el proceso.

Cuándo establecer una nueva relación deportiva

¿Cómo sabes cuándo estás preparada para una relación deportiva más asentada?

Cuando encuentras un compañero que te alienta a tener éxito, un compañero que cuida de ti y va más allá, y que no quiere que permanezcas en otra relación infeliz.

Si quieres romper tu ciclo vicioso y necesitas un mejor asesoramiento, no dudes en contactar conmigo.