Te levantas de la siesta, tienes programada sesión en el gym, conoces exactamente qué debes hacer y cómo debes hacerlo… pero no lo haces. Hoy quiero hablar sobre la importancia de la adherencia a tu planning y por qué el camino al éxito en el fitness es tan duro.
éxito en el fitness

Éxito en el fitness

Está muy bien tener un objetivo cuando decides entrenar, cambiar tu alimentación, querer mejorar tu descanso… pero sabemos que por lo general, no nos llevará muy lejos.

Si deseamos el éxito en el fitness, signifique lo que signifique para ti, necesitamos establecer objetivos de manera que nos conduzcan a la meta, en lugar de tener en la mente un objetivo que nos aleje del camino y nos autosabotee, aquí van algunos ejemplos de objetivos que no nos conducen al éxito:

  1. Quiero bajar la tripa.
  2. Me gustaría perder michelines.
  3. ¡Bajar de peso!
  4. Ganar algo de músculo.
  5. Quitar estos colgajos de aquí.
  6. Comer mejor.
  7. Dormir más.
  8. Y así podríamos seguir con variantes de todos ellos…

¿Qué es lo que tienen en común? todos hablan del deseo pero hablan de deseos generales que normalmente cuadran con las programaciones de los gimnasios pero que no deben definir TUS METAS.

¿Cómo podemos establecer objetivos que nos conduzcan al éxito? teniendo objetivos SMART.

 

Objetivos SMART

éxito en el fitness

Los objetivos SMART (en sus siglas inglesas) son aquellos que cumplen las siguientes reglas:

  1. Son específicos: quiero perder peso no es específico, quiero perder 3’8 kg sí es específico.
  2. Son medibles: quiero eliminar este colgajo en el brazo no es algo muy medible a priori.
  3. Son alcanzables: deben ser realistas y aún con trabajo se deben poder alcanzar, muy en relación al quinto punto.
  4. Son relevantes: tienen IMPORTANCIA para ti, tienen un significado; ejemplo: quiero perder 3’8 kg porque si no no puedo entrar al quirófano a X operación.
  5. Temporalizado: todo ello debe ser en un tiempo en concreto, mayor o menor, pero hay que definirlo.

Si cumples estos puntos tienes todas las papeletas para que tu meta no caiga en saco roto y puedas alcanzar el éxito.

Adhesión y trabajo duro

Por supuesto que los objetivos SMART pueden quedar muy bonitos pero luego llega el duro camino que hay que recorrer día tras día.

Al haber establecido de este modo los objetivos hemos concretado y hemos hecho aún más difícil que la pereza haga aparición. Más difícil pero no imposible.

De nada nos sirve tener las cosas claras si aún así no tenemos lo que se llama «adhesión al programa», en castellano, que hagamos lo que hay que hacer.

Puedo saber el número ganador de la lotería pero si no la echo antes del sorteo no podré ser nunca el ganador. Pues algo parecido.

Trabajo duro

Aquí viene lo importante, cuando sepamos qué hay que hacer… ¡HAY QUE HACERLO!

Llegará el cumpleaños de tu hermano… ¿no conocías ya la fecha? entonces no hay escusa, se planifica de antemano cómo podemos cumplir con el planning e incluir el evento social de turno.

Te levantarás sin energía y… TE TOCARÁ CUMPLIR. Ya decía Michael Phelps que aquellos que trabajan duro cuando no tienen ganas de hacerlo son los que diferencian a los mejores de los buenos.

TOCA CUMPLIR

Todos tenemos días estresados, sin energías y sin ganas, pero cuando tengamos un día de estos… tenemos que tener un plan B, o al menos tratar de ir al plan A «sin florituras»… ¿tienes clase de spinning y no puedes con tu alma? tranquilo, nadie va a mirar las vueltas de resistencia que tiene tu bici o el pulso que llevas en el reloj, entra, suda, da lo que puedas, y MAÑANA SERÁ OTRO DÍA.

No es necesario convertirse en un ermitaño y abandonar todo tipo de placeres pero estos, recuerda, tienen que estar ganados y deben permitirte seguir progresando.

Recuerda que lo importante es el PROGRESO.

Como siempre… #OTEMUEVESOCADUCAS

 

¿Necesitas ayuda para establecer o alcanzar tus objetivos?